«Química sabrosa»: cómo un estudiante de posgrado de la Universidad RUDN aprendió a utilizar sus habilidades en química para preparar platos culinarios.

«Química sabrosa»: cómo un estudiante de posgrado de la Universidad RUDN aprendió a utilizar sus habilidades en química para preparar platos culinarios.

Lo que distingue a la química de las otras ciencias naturales es la posibilidad de ser creativo y encontrar soluciones sorprendentes a problemas conocidos de antaño.

El estudiante posgrado de la Universidad RUDN, Tshepo Difeko, de Sudáfrica, inculca a los que le rodean el amor por la ciencia. Lo hace de manera imperceptible, solo recuerda inadvertidamente que la química rodea al hombre absolutamente en todas partes: en el cuerpo, el cerebro, la ropa, la comida, los artículos del hogar. Según el estudiante, es imposible permanecer indiferente, porque: «La química lo es todo. La encontramos cuando bebemos café o té, sostenemos en nuestras manos un vaso de papel o lanzamos fuegos artificiales en Año Nuevo»

Tshepo se enamoró de la química cuando todavía estaba en la escuela: le impresionaba no solo los resultados de las coloridas reacciones químicas, por ejemplo, de la «serpiente del faraón», sino también la estructura de la tabla periódica de Mendeleyev, las ecuaciones químicas claras, con la química la vida se ordena con fórmulas, elementos y reacciones.

La pasión por el orden y las mediciones precisas de polvos y líquidos se trasladó gradualmente a la cocina: «No soy el mejor cocinero que se encontrará en su camino, pero cocinaré todo con mi corazón». Parece que el estudiante de posgrado aborda la preparación de platos de la misma manera que la preparación del resultado de una reacción en el laboratorio: todo se hace de manera eficiente, se realiza correctamente y los volúmenes de las sustancias se verifican científicamente con precisión. Pero dice directamente que «aquí no huele a creatividad». Al cocinar, se debe cumplir con el principio de todos los científicos serios con batas blancas: mezclar las sustancias solo de acuerdo con las instrucciones precisas, sin iniciativas innecesarias.

«En la República de Sudáfrica no hay suficientes especialistas en química», dice Tshepo. «Cada año necesitamos más y más personas con esas habilidades para desarrollar la industria química del país»

Después de terminar el doctorado, Tshepo trabajará en la industria química y en la investigación postdoctoral: las investigaciones abren las oportunidades más amplias para continuar con la actividad científica.

La vida en RUDN
06 Oct
“Podemos ser pueblos diferentes, vivir en tierras con climas diferentes, pero el amor por las plantas sigue siendo común”, Emmanuel Nkweto, estudiante de la RUDN

Emmanuel Nkweto, de 32 años, de Zambia está estudiando en Rusia en una especialidad que ama con todo su corazón. El estudiante de una maestría en agronomía en la Universidad RUDN encontró mucho en común entre nuestros países en el enfoque hacia el trabajo. Estaba feliz de hablar sobre su formación, familia y práctica en la Universidad RUDN.

La vida en RUDN
01 Oct
“Siempre me sentí rusa en mi alma”: Kasuni Pokuneguda, estudiante de la Universidad RUDN

Los cuentos de Pushkin, el amor por los niños, la asimilación de un nuevo programa educativo y una disertación en Oxford. Cómo el afecto infantil influyó en la elección de la universidad, qué papel jugó el prestigio la Universidad RUDN y cómo Kasuni Pokuneguda, una estudiante de Sri Lanka, visualiza su futuro.

La vida en RUDN
16 Sep
Cómo un estudiante de Argelia aprendió a usar los obstáculos y se inspiró en los ejemplos de los grandes emprendedores

El idioma ruso es el primer obstáculo que enfrentó Amin Mesaudi, estudiante de 4to año de la Universidad RUDN en el camino hacia su sueño. El sueño es convertirse en un gran emprendedor. Sus ídolos son Jack Ma, creador de Alibaba y Steve Jobs, quien finalmente hizo que el mundo se volviera adicto a los gadgets. Pero, a diferencia de ellos, Amin, nativo de Argelia, está firmemente decidido a recibir educación superior y solo después construir una carrera.