Mostraron una sonrisa: condecoraciòn de los médicos voluntarios de la Universidad RUDN

Mostraron una sonrisa: condecoraciòn de los médicos voluntarios de la Universidad RUDN

Decenas de turnos de insomnio y vidas salvadas se esconden detrás de las sonrisas de los voluntarios. Admiten que no fue fácil, pero el deber del médico no permitía quedarse a un lado.
¿Quiénes son ellos, cuyo rostro estaba escondido detrás de una máscara, detrás de respiradores y espejuelos de plástico?

36 voluntarios de la Universidad RUDN, que estuvieron en la vanguardia de la lucha contra el coronavirus, recibieron hoy medallas y certificados conmemorativos «Por su contribución desinteresada a la organización de la acción de ayuda mutua de toda Rusia #MyVmeste» en nombre del presidente de Rusia.

Voluntarios en hospitales metropolitanos, coordinadores hospitalarios, jefe del centro de voluntariado del Instituto Médico de la RUDN. Muchos de ellos se vieron obligados a dejar su perfil habitual y determinar qué era más importante en el momento. Alguien logró curar a una anciana de 101 años del coronavirus, mientras alguien se enfrentaba a la muerte por primera vez.

La pandemia hizo que todos recordaran la importante misión que los voluntarios realizan diariamente.

«El movimiento voluntario se viene desarrollando desde hace décadas. Me alegro de que tengamos estos estudiantes. Has recibido una gran experiencia social, ahora necesitas usarla en tu vida. En su tiempo fuimos timuritas. En la escuela primaria, ayudé personalmente a una maestra de 90 años. Toda el aula se turnaba cuidandole. De 5º a 7º grado supe qué día estaba de guardia, cuándo necesitaba traer comida, lavar los platos», — Vladimir Filippov, presidente de la Universidad RUDN.

«Ser voluntario es más que un trabajo, es el estado de ánimo. Yo mismo salí del movimiento voluntario y sé muy bien lo importante que es ser parte de esta familia. Los premios son un reconocimiento a los méritos de cada uno de ustedes. Es imposible transmitir las emociones de un voluntario cuando acude en ayuda de una persona. Así como es imposible describir los sentimientos de la persona a la que el voluntario vino a ayudar. Gracias por el trabajo que están haciendo», — Denis Ashirov, Director del Departamento de Política Juvenil Estatal del Ministerio de Ciencia y Educación Superior de la Federación de Rusia.

«Los voluntarios hicieron un gran trabajo. Te involucraste en la implementación de iniciativas de voluntariado, ayudaste desinteresadamente. Esto es un gran mérito. Ha llegado el momento en que se les debe de agradecer. Es importante que los certificados de medallas conmemorativas hayan sido firmados por el presidente de la Federación de Rusia», — Grigory Gurov, subdirector de «Rosmolodezh».

Casi un año después, ellos compartieron sus emociones. Estudiantes y graduados de la Universidad RUDN sobre el trabajo realizado durante la pandemia:

"Al principio tenìa muchos pensamientos: ir o no ir a trabajar. Daba miedo afrontar una nueva enfermedad de la que nadie había oído hablar. Pero vine a estudiar para ser médico. Mi primer deber es ayudar a las personas en tiempos difíciles. Me di cuenta de que nuestro conocimiento puede ayudar. Empaqué mis cosas y regresé a Moscú, después de un tiempo de aprendizaje a distancia en casa. Como voluntario, ingresè en cirugía general, donde a mi dentista me enseñaron a poner inyecciones, poner intravenosas. Luego, muchos médicos fueron enviados a trabajar en la zona roja, alguien se enfermó. En nuestro departamento de 5 enfermeras habìa una sola. Pero después de todo, alguien necesitaba recibie a personas con otras enfermedades; también hay muchos pacientes de este tipo y también necesitan ayuda. Habría sido muy difícil hacer frente a esa situación sin voluntarios".

Alena Kulikova, residente de 1er año del instituto de medicina
Durante la pandemia, trabajó como voluntaria en el Hospital Clínico No.7 de la Ciudad de Moscù

"Durante la pandemia, cuando todos estaban en casa, nosotros tuvimos la oportunidad de reunirnos, comunicarnos entre colegas y tratar de ayudar. Creo que lo logramos. Durante casi un año, mi actitud hacia el virus no ha cambiado. Era y sigue siendo peligroso y es demasiado pronto para relajarse".

David Elbakyan, graduado del Instituto de Medicina con título en la especialidad de Odontología
Durante la pandemia, trabajó como coordinador de los hospitales

"Recuerdo a un paciente, una abuela que tenìa 101 años. Trabajamos y ayudamos durante todo su tratamiento. La prensa y la televisión acudieron a ella. Este fue probablemente el paciente más inusual.

Intentamos ayudar tanto mental como físicamente. Fue difícil, pero mi conciencia no me permitió alejarme cuando la gente necesita ayuda".

Gagik Iloyan, Instituto de Medicina, especialidad «Odontología», quinto año
Durante la pandemia, trabajó en la Institución Presupuestaria Estatal Federal «Centro Nacional de Investigación Médica «N.N. Priorov»

"Nos hemos convertido en parte de una gran máquina que transporta a la humanidad y que necesita ayuda. Como médico, tenía el deber de ayudar a la gente.

Durante el período del voluntariado, vi la muerte tal como es. Es parte de la vida y gracias a esta experiencia comienzas a apreciar cada momento de la misma.

Si volviera un año atrás, habría ido de nuevo a pesar de que era difícil. Creo que hemos hecho lo más valioso que era posible en esa etapa".

Angélica Kryuchkova, residente del 1er año del Instituto de Medicina
Durante la pandemia trabajó en el Hospital Clínico No.7 de la Ciudad de Moscù

"Trabajé como coordinadora, fui un vínculo entre los voluntarios y el hospital. No daba miedo, había emoción, no quería decepcionar a nadie.

Todos los días les escribía a los estudiantes solo para saber si todo estaba bien y si aún había fuerzas para trabajar. Yo fui para ellos su apoyo y sostèn, y a la vez, a mi me apoyaba la jefatura de los “Voluntarios-médicos” y el centro de voluntarios de la RUDN. Para cualquier pregunta, estuvieron en contacto incluso de noche.

Soy voluntario desde los 15 años, así que cuando sucedió tal situación, fui y ayudé".

Svetlana Smolina, Instituto de Medicina, especialidad «Medicina general», 4º año
Durante la pandemia trabajó como coordinadora de los hospitales

"Lo más memorable son las palabras de agradecimiento del paciente. Este es un momento muy emocionante, nunca antes había experimentado tales sentimientos.

Tan pronto como la situación empeoró, el primer pensamiento fue ir a ayudar. Por supuesto, había estrés, recuerdo cuando una paciente del departamento se sintiò mal, y yo era la única empleada cerca"

Victoria Vasiltsova, graduada del Instituto de Medicina con el título de Odontología
Durante la pandemia trabajó en el Hospital Clínico No.7 de la Ciudad de Moscù
La vida en RUDN
06 Oct
“Podemos ser pueblos diferentes, vivir en tierras con climas diferentes, pero el amor por las plantas sigue siendo común”, Emmanuel Nkweto, estudiante de la RUDN

Emmanuel Nkweto, de 32 años, de Zambia está estudiando en Rusia en una especialidad que ama con todo su corazón. El estudiante de una maestría en agronomía en la Universidad RUDN encontró mucho en común entre nuestros países en el enfoque hacia el trabajo. Estaba feliz de hablar sobre su formación, familia y práctica en la Universidad RUDN.

La vida en RUDN
01 Oct
“Siempre me sentí rusa en mi alma”: Kasuni Pokuneguda, estudiante de la Universidad RUDN

Los cuentos de Pushkin, el amor por los niños, la asimilación de un nuevo programa educativo y una disertación en Oxford. Cómo el afecto infantil influyó en la elección de la universidad, qué papel jugó el prestigio la Universidad RUDN y cómo Kasuni Pokuneguda, una estudiante de Sri Lanka, visualiza su futuro.

La vida en RUDN
16 Sep
Cómo un estudiante de Argelia aprendió a usar los obstáculos y se inspiró en los ejemplos de los grandes emprendedores

El idioma ruso es el primer obstáculo que enfrentó Amin Mesaudi, estudiante de 4to año de la Universidad RUDN en el camino hacia su sueño. El sueño es convertirse en un gran emprendedor. Sus ídolos son Jack Ma, creador de Alibaba y Steve Jobs, quien finalmente hizo que el mundo se volviera adicto a los gadgets. Pero, a diferencia de ellos, Amin, nativo de Argelia, está firmemente decidido a recibir educación superior y solo después construir una carrera.