«En la Universidad RUDN puedes encontrar todo en un solo lugar: singularidad, versatilidad, amor por las personas», — Elena Kaverina, Profesora Asociada del Instituto Médico

«En la Universidad RUDN puedes encontrar todo en un solo lugar: singularidad, versatilidad, amor por las personas», — Elena Kaverina, Profesora Asociada del Instituto Médico

Sobre el trabajo en Tula y Moscú, la investigación en Portugal y la República Checa, el baile en Sri Lanka y el Kremlin — en una entrevista con Elena Kaverina, Profesora Asociada del Instituto Médico.

¿Recuerdas su primer día en RUDN?

Era el 1 de septiembre de 2004, nos iniciamos en estudiantes: varios conjuntos actuaron en el escenario. Ese día, me di cuenta de que en RUDN no solo estudiaría, sino que también participaría en la creatividad. Y durante 13 años vine a bailar en «Ritmos de amistad».

¿Cuáles eran sus asignaturas favoritas mientras estaba estudiando?

Salud pública y organización sanitaria, economía de la salud, dermatovenereología, tecnología farmacéutica, farmacognosia, gestión y economía farmacéutica. Soy de Tula, hay muchos pacientes con enfermedades de la piel en la ciudad. Siempre he querido entender por qué. Me gustó la organización sanitaria porque abarca todas las áreas de la medicina. Es importante para el terapeuta, cirujano, dermatólogo. Quiero entender cómo mejorar nuestro sistema de salud.

¿Dónde vivía cuando era Usted estudiante? ¿Cómo llegó a RUDN?

Desde los 16 años vivió sola en un apartamento y viajaba en el trolebús número 72. Se sentó, abrió el atlas de anatomía humana y leyó todo el camino.

¿Quién era su director científico?

Mi primera educación es medicina general, no defendemos un diploma. Cuando me gradué de la universidad por segunda vez en la especialidad «Farmacia», tuve como supervisores científicos a Svetlana Suslina y Viktor Vandyshev. Desde el cuarto año he participado en trabajos científicos en el Departamento de Salud Pública, Salud e Higiene con Anna Fomina, Dmitry Kicha. Estas personas son mis maestros, a quienes considero mis mentores.

Empezó Usted a trabajar a los 16 años en farmacia. ¿Por qué?

Empecé a trabajar incluso antes, de niño. Tenemos un negocio familiar relacionado con la farmacia. Nuestra empresa «Pharmbytkhim» LLC es una de las 100 empresas familiares líderes en Rusia y está bajo el patrocinio del presidente de la Cámara de Comercio e Industria. Cuando era pequeño ayudaba a mis padres: imprimía documentos, hacía pequeños encargos. Cuando tenía 16 años, cuando podía ser empadronado, comencé a trabajar oficialmente. Pasé de aprendiz a jefe del departamento médico y farmacéutico, ahora estoy a cargo de curar áreas médicas y desarrollos científicos. Nuestra empresa realiza el comercio al por mayor y al detal de medicamentos, ya se almacenan vacunas contra la infección por coronavirus (COVID-19) para toda la región de Tula, incluso hay farmacias inmunobiológicas en nuestra empresa.

Consigue combinar el trabajo en RUDN con la docencia en el Departamento de Disciplinas Biomédicas y Farmacognosia de la Universidad Pedagógica de Tula. ¿Cómo hace para combinar?

A veces me parece que hay muchas obras, pero encajan orgánicamente en mi vida. Durante mucho tiempo no pude llamar a RUDN un trabajo. Existe el estereotipo de que el trabajo es algo forzado. Pero hice lo que amo. Me preguntan: «Si tuvieras mucho dinero, grandes oportunidades, ¿qué harías?». Siempre respondo que haría lo que hago ahora.

¿Cómo aprender a combinar todo? No sé, es un fenómeno de RUDN. Soy 100% un producto de RUDN, toda esta vida social, pública y científica. Habiendo ingresado aquí a la edad de 16 años, me encontré en un ambiente en el que estudié, fui al conjunto en el Interclub, a varios círculos. Este flujo interminable de actividades ha formado un modelo de vida en el que puedes hacer todo.

En Tula, enseño la historia de la farmacia, la práctica de adquisición y aceptación de materias primas medicinales, y enseño química farmacéutica. Hace unos años, nuestra familia inició la apertura de una línea farmacéutica en Tula. La ciudad no formaba farmacéuticos y dependíamos mucho de los graduados de otras universidades. Abrimos una dirección en la Escuela de medicina, y ayudamos a abrir la formación de farmacéuticos en la Universidad Pedagógica de Tula. No había profesores para direcciones abiertas: la iniciativa resultó ser punible. Tuve que ayudar a la universidad a leer disciplinas.

Usted dirige una de las sociedades de estudiantes profesionales del Instituto Médico. ¿Por qué decidió hacer esto?

En 2021 creamos una asociación de estudiantes profesionales (PSO) «Organizadores y líderes de la salud». Cuando comencé a hacer liderazgo científico, con el tiempo, más y más estudiantes comenzaron a matricularse conmigo. Me di cuenta de que no podía con explicarles todo uno por uno y decidí unirlos en un círculo. Así apareció nuestro PSO. Hoy, mis alumnos ganan casi todos los concursos en los que participan. Anteriormente, eran estudiantes de grupos de habla inglesa, ahora también se han agregado chicos de habla rusa. Contamos con más de 40 ganadores de olimpiadas, concursos y conferencias.

¿Cuáles son las mayores victorias de sus estudiantes?

Recuerdo bien la primera victoria estudiantil cuando aún era estudiante de posgrado. Se convirtieron en los mejores en la competencia anual de investigación universitaria. Para mí fue muy significativo, porque era la primera vez y porque la obra estaba en inglés. Entonces era una novedad, aunque hoy se ha convertido en rutina. También recuerdo la victoria en la conferencia de Hungría, en la Universidad de Semmelweis. Lo ganó el estudiante namibio Namvira Joannes Namvira Ditto (graduado del Instituto Médico de 2019, «Medicina general») con el trabajo «The Kavango regions of Namibia: combating teenage pregnancy and its impact».

Tiene Usted un diploma en traducción. ¿Por qué un médico debe aprender idiomas extranjeros? Esta es una carga adicional, y estudiar medicina ya es difícil.

Cuando elegí una universidad, lo decisivo fue el título de traductora. No planeé ingresar a RUDN. En la jornada de puertas abiertas en la Universidad Nacional de Investigación Médica de Rusia nombrada en honor a N. I. Pirogov, nos dijeron: «Tu chica es inteligente, escribe bien en las Olimpiadas. Vayan Ustedes a RUDN, no muy lejos de aquí. Tienen Olimpiadas». Así que entré en RUDN. Aprendí sobre el diploma de traducción junto con la educación médica, y decidí quedarme. Un médico moderno tiene que leer muchos textos extranjeros, todos los estudios significativos se publican en inglés, las principales bases de datos — también. Entiendes la mayor parte del mundo, y eres entendido. Esto da oportunidades para proyectos internacionales: hice un examen en la República Checa, estudié la organización de la atención médica en Portugal. Sin lenguaje esto no sería posible.

Espero que pronto hablaré no solo inglés, sino también francés. RUDN está preparando un proyecto internacional con la Universidad de la Costa Azul (francés: Université Côte d’Azur) y un programa de maestría.

Tiene Usted un proyecto social para estudiar la prevalencia y concienciar a los pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles. ¿Cuál es su esencia?

Este proyecto es una continuación de la investigación que he estado haciendo desde que era estudiante. Me interesaban las enfermedades crónicas de la piel no transmisibles. Luego, el espectro se expandió: incluía, por ejemplo, dolencias del tracto gastrointestinal, sistema respiratorio. Ahora estamos analizando qué factores conducen a la aparición de enfermedades no solo en Rusia, sino también en América Latina, África y Asia. Comenzamos a estudiar una nueva infección por coronavirus: las causas de un curso más severo de la enfermedad, cómo afectan las enfermedades concomitantes.

Durante 13 años bailó Usted en el conjunto «Ritmos de amistad» y actuaste en el Kremlin. ¿Por qué sigues bailando?

«Ritmos de amistad» — es mi segunda familia. La jefa del equipo, Valentina Nikolaevna Ryazanova, es mi segunda madre. Mis principales amigos de la universidad son los bailarines de «Ritmos». Hoy estamos en diferentes países, pero seguimos comunicándonos. Hace unos años estuve en Sri Lanka, donde me recibió Abdul, un graduado de «Ritmos». Él y yo bailamos una cuadrilla rusa en la orilla del Océano Índico, saludamos a nuestro equipo.

Viajamos a Francia varias veces, a la India, actuamos en Rusia, actuamos mucho en el Palacio Estatal del Kremlin. «Ritmos de Amistad» es uno de los mejores recuerdos de la vida estudiantil. Este año el equipo cumple 50 años, para el concierto de aniversario monté un baile Bashkir para la nueva formación.

Si RUDN fuera una persona, ¿qué le regalarías por su cumpleaños?

De niña, me encantaba hacer regalos hechos con mis propias manos. Es un recuerdo largo. Para RUDN, escribiría un libro sobre él: sobre los momentos brillantes asociados con él, sobre lo que nos dio a mí y a mis amigos, al mundo entero. Y quiero darle nuevos estudiantes talentosos que serán parte de la misma Universidad que todo el mundo conoce.

¿Qué «cualidad» valoras más en la Universidad?

En RUDN puedes encontrar todo en un solo lugar: singularidad, universalidad, amor por las personas. El lema «Abrir el mundo en una Universidad» se trata de RUDN.

La vida en RUDN
06 Jul
RUDN: una universidad sin fronteras

Ser estudiante latinoamericano en Moscú... ¿Cómo es? En esta edición del programa, visitaré la RUDN, la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, fundada en 1960 y antes conocida como Universidad Patrice Lumumba. Acoge a miles de estudiantes de más de 160 países, de los cuales alrededor de 800 son latinoamericanos. Cinco jóvenes han aceptado ser nuestros protagonistas. Compartiré una semana con ellos y conoceré lo más importante e interesante de la vida y los estudios en la RUDN.

La vida en RUDN
18 May
Victoria Orlova, la estudiante del Instituto Médico de La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos: Durante cuatro cursos de estudio, me queda un pensamiento en la cabeza — «¿Por qué la profesión de enfermera está tan subestimada?»

Se cree ampliamente que el papel de una enfermera es servir y traer. Pero eso no es cierto. Mi nombre es Victoria Orlova, soy estudiante de cuarto año del Instituto Médico de La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos en la dirección de la formación «Enfermería».

La vida en RUDN
16 May
«Me encanta crear algo nuevo – he encontrado mi lugar en la ciencia», — Ngbala-Okpabi Obarijima Godwin Samuel, el estudiante de la Academia de Ingeniería de La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos

Obarijima vino de Nigeria e ingresó a La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos en 2016. Ahora está estudiando el primer año de Maestría en la Academia de Ingeniería y ya ha registrado la patente. Sobre por qué decidió estudiar en Rusia, sobre el registro de patentes y sobre los motores VR5 — en una entrevista.